Get Adobe Flash player
Página de Inicio Argos Obra Literaria de Jorge Luis López Aguilar Aullido

Aullido

Por Jorge L. López

Alguna vez mi corazón cantó.
Mirándote a los ojos, te canté.

Nunca estuve con vos frente al mar
no hemos hecho el amor un martes a la siesta
ni te conté de  mi infancia
ni me has contado tus sueños de niñita.

No tuve tampoco la ocasión
de mostrarte cómo tengo el corazón
las cicatrices que lo marcan
el nombre de quienes no sabemos dónde están:

Luciana, Ines, Noelia, Daiana, Salomé.

La pregunta constante por esas mujercitas

Oirás alguno de sus tantos nombres:
Amira, Cintia, Marianela, Francisca.

Verás tan sólo un hombre viejo y cansado
que si ve una mujer de lindos pechos
piensa en el cáncer de mama
o se pregunta si serán implantes.

Y si ve la foto de una mujer hermosa
se pregunta quién la habrá secuestrado
dónde la habrán revendido
dónde estarán,
Antonella, Gimena,
o María Cash, o  Marita Verón.

Y podés ver sus fotos
esos ojos enormes,
las sonrisas confiadas en la propia belleza
la prepotencia de la hermosura y la esperanza
que parecen mentira
cuando sabemos que no están en casa
y el futuro se lo han robado.

No siempre el amor vence
no siempre la verdad nos hace libres
no siempre el futuro es mejor
pero un aullido, a falta de canciones,
reclamará que vuelvan.


No caí bajo la metralla paraguaya

no me fusilaron los brasileños,
no me degollaron los ingleses
y esa fue mi desgracia.

Yo hubiera encendido un cigarrillo
mientras la infantería española me apuntaba al corazón.
Hubiera sido el primero del escuadrón
en saltar sobre las filas enemigas.

Pero quiso mi desgracia que no muriera ahí.

Tuve que enfrentarme a un tiempo diferente
en el que mis hermanos pedían la cabeza
del que opinara distinto.

Oí a unos puteando a los salvajes unitarios
y a los otros pidiendo no ahorrar sangre de gauchos.

Vi cómo se mataban pobres contra pobres,
argentinos contra argentinos con un odio supremo.

Yo hubiera sido un buen Romeo,
una sola encamada y a morir.
No supe qué hacer con un matrimonio que durase muchos años.

Lo adolescente, brusco, efímero
era mi momento para vivir, y adiós.

Nunca tuve la paciencia del albañil o del labriego.

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 92 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy1067
mod_vvisit_counterAyer1946
mod_vvisit_counterEsta semana7998
mod_vvisit_counterEste mes27953
mod_vvisit_counterHasta la fecha1279917

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami