Get Adobe Flash player
Página de Inicio Argos Obra literaria de Arlette Valenotti Piernas y zapatos

Piernas y zapatos

Por Airham Aviro


¡Piernas, zapatos, más zapatos, de todos los colores, de todos los tamaños, todos hacen mucho ruido, qué fastidio, y yo en medio de ellos! Mi mamá me toma de la mano, no me mira, a veces creo que los grandes nunca miran para abajo, por eso se caen cuando caminan por la calle… Sigue el ruido, no puedo taparme sino una sola oreja porque la otra mano la tiene agarrada mi mamá. Mi papá le señala algo en una vidriera, pero yo no alcanzo, soy muy pequeño, quiero ver, lloro para que me carguen, oí que era un celular, ¿será igual al que tengo de juguete? El mío suena, pero es de mentira; hablo por los huequitos, pero nadie me escucha; digo aló, pero nadie me contesta. Quiero ver ese, ese que mi papá le señala a mi mamá, pero no me cargan, no puedo verlo y sigo viendo piernas, zapatos y más zapatos y más piernas.
Y sigo viendo piernas, zapatos más zapatos, estoy en una cárcel de piernas y zapatos. Y ¿saben qué? ¡Tengo muchas ganas de hacer pipí! Agarro a mi papá por el pantalón, se lo halo varias veces… pero nada, no me escuchan, a mi mamá sí la escucha… no aguanto más, y ¿cómo puedo salir de esta cárcel de piernas y zapatos? Al fin logro soltarme, salgo corriendo, tropiezo con algunas piernas, me pisan varios zapatos, pero sigo buscando la figurita del hombrecito pegado en la puerta, pero las piernas y los zapatos no me dejan ver hacia arriba. Ahora escucho las voces de mi mamá y mi papá dando gritos llamándome, corro y me escondo en una tienda, me meto entre la ropa guindada, y me doy cuenta de que… NO TIENEN PIERNAS NI ZAPATOS… ¿será que me morí y estoy en el cielo? Pero, hasta aquí escucho los gritos de mi mamá y de mi papá, me siguen buscando, la voz de una señora con zapatos muy altos le dice dónde estoy, me sacan empujándome y escucho un ruido debajo de mis zapatos, estoy parado sobre un charco.
Ahora voy amarrado a las manos de mi mamá y de mi papá. Hago muecas con la boca y la lengua, trato de soltarme y me agarran más duro. Me dice mi papá que no me suelte y le grito: ¡me pica la nariz!, me suelta la mano y me rasco. Mi mamá me regaña, dice que me porte bien, que me sacó a pasear. Ya me quiero ir a mi casa, estoy todo mojado, pero insisten en llevarme a comer. Nos sentamos en unos bancos muy altos y ellos piden café, siempre café. Los grandes siempre piden café. Yo quiero helado, pero me dicen que no, que pida un jugo de lechosa, ¡eso me sabe a vómito! ¡guácala! Pero no importa, me siento grande en esta silla…. Me miro los zapatos que cuelgan como la lechosa en la mata. ¡sí, soy un niño, solo soy un niño! ¿y qué?
Bajamos por las escaleras mágicas, las únicas que hacen que las personas bajen sin mover ni las piernas ni los zapatos.
En el carro, de regreso a casa, ya no hay el ruido de piernas y zapatos porque como estamos sentados, no suenan; lo que sí suena es la voz chillona de mi mamá, que si yo lloré, que si grité, que por qué me hice pipí.
¡Por fin en mi casa! pero es de noche, y ya mañana me tengo que levantar temprano. Por fin me carga mi mamá, pero para llevarme a bañar. Luego, me acuesta en mi cama y me escapo para su cuarto, me quiero divertir, es domingo. Veo su camota tendida y me imagino que es un colchón espacial y empiezo a saltar y saltar, en uno de los saltos casi toco el techo, y descubro que puedo ser grande. Mi mamá me llama y me escondo en el escaparate, allí descubro más zapatos, ropa guindada pero sin piernas, ¿será que me volví a morir? Pero sigo escuchando los gritos de mi mamá. Entra al cuarto, pero ¡uff! no abre el escaparate, me salvé. Cierra la puerta. Salgo con dos zapatos igualitos, me subo a un banco, alcanzo a la ventana y lanzo los zapatos. Regreso al escaparate y busco otros dos zapatos igualitos y los lanzo también. Hasta no ver más zapatos.
Mi mamá entra al cuarto y me consigue brincando en su cama, me grita: ¡ya anda a acostarte, muchacho del carrizo, te tienes que levantar temprano! Me vuelve a cargar y me lleva a mi cama, apaga la luz. Apenas sale yo me levanto, prendo una lamparita y busco mis creyones, es domingo, me quiero divertir…
Ella entra, enciende la luz y trata de gritar pero no puede, nadie la escucha. Solo ve la silueta del niño plasmada en la pared.


Airham Aviro
20 de noviembre de 2014

AIRHAM AVIRO: Soy la palabra que antecede al verbo y burla al punto final. Soy los puntos suspensivos en la eterna espera por una respuesta pendiente…

CELENIA ARREAZA MONTSERRAT (AIRHAM): Caraqueña. Poeta, publicista egresada del Instituto Universitario de Nuevas Profesiones y licenciada en Educación egresada de la Universidad Simón Rodríguez. Diseñadora y facilitadora de módulos de expresividad literarias y de talleres de Formación y Sensibilidad política. Ha trabajado en la Universidad Bolivariana de Venezuela, en la Misión Sucre, en Venezolana de Teleféricos. Fue presidenta de la Fundación Colombeia TV. adscrita al Ministerio del Poder Popular para la Educación. Actualmente es coordinadora de La Casa de las Primeras Letras, Simón Rodríguez.
Entre sus publicaciones se encuentran: Horizontes sin fronteras, de la colección “Palabras al viento”, 2007; LX poemas de arenas, de la colección “Poesía venezolana”, Fundación Editorial El Perro y la rana, 2007; Sin tregua, Fundación Editorial El Perro y la rana, 2013 y Re-tratos, Casa de Las Letras Andrés Bello, 2014. Así como en diferentes antologías, tales como: Poetas en Solidaridad con Palestina; Deleite literario II (para jóvenes); Banda Hispánica de Brasil; Poemario Unidas en tu llamarada, en honor al Presidente Chávez, publicado por el Instituto Nacional de la Mujer y de la igualdad de género. Antología de Poesía Venezolana, publicada en Siria y Mural del Hotel Alba Caracas Las heroínas de la Patria.
Participó como poeta nacional en diferentes recitales, tanto en Ferias de Libros como en Festivales nacionales e internacionales de poesía.
ARLETTE VALENOTTI (AVIRO): Correctora literaria y poeta. Ha publicado: Voces Nuevas (2009) Antología, creación literaria, Celarg y Estación de fuga (2013) poemario, Gabinete Cultural de Caracas. Varias poesías han sido publicadas en revistas literarias: La Mancha, Venezuela; Progetto7Lune, Italia; Revista Calle B, Cuba; Ventanas de Poesía, India y Viata Romaneasca,  Rumania. Algunas poesías han sido traducidas al italiano, al bengalí y al rumano. Ha participado en recitales en el Festival Mundial de Poesía (2011, 2012, 2013, 2014 y 2016) invitada por la Casa de Las Letras Andrés Bello, entre otros recitales nacionales y eventos especiales. Actualmente se desempeña como correctora literaria en el Fondo Editorial Gente de Maíz en el Instituto Nacional de Nutrición.

 

 

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 38 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy69
mod_vvisit_counterAyer486
mod_vvisit_counterEsta semana69
mod_vvisit_counterEste mes5674
mod_vvisit_counterHasta la fecha765816

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami