Get Adobe Flash player
Página de Inicio Autopista sur Obra Literaria de Alma Rosa González Rodríguez Acto de fe

Acto de fe

Por Alma Rosa González

La lluvia es y cae inefable y presurosa
Desnudo el alma aún sin avatares
Contemplo la humildad de mis arterias
Limpio sin cesar los húmedos fogajes
Simplifico ideas destierro soledades.
La luna es y amo tempestades
Oleajes todos de mar y caracolas
Efluvios sudorosos penetrantes
Voz que sabe asumir noches y auroras
Desdeño la incolora vida sin aprestos.

Provoco la ocasión
Arremolino y paso...


Penélope

No tejas y destejas tu labor,
no aguardes.
Tu Ulyses,
capitán de una flota de balseros,
ha partido.
No oye
los cantos de sirenas,
solo los gritos de otros como él...
No aguardes.
Su cuerpo yace,
desgarradas su carne y su sonrisa,
en las intrépidas aguas del Caribe.


Reclamo


Déjate ser hoy, cuerda en mi guitarra,
Déjate ser oleaje en mi mar,
Ovillo en mi regazo,
Fuego y luz de mis noches de luciérnaga.

Déjame ser hoy, ala de tu vuelo,
Déjame ser compás de tu jadear,
Hipsipila en tu abrazo,
Soplo tranquilo al fin de la mañana.

Déjate amarme sin indecisiones.
Déjame imaginarte en mil figuras.

Úngeme en tu mar de caracolas...
Tómame...


Rutina


La rutina
escalofría
se oculta tras la magia de estos versos.

Miro
el espejo
y trato de entender
mis conocidas
frases
de la hora del almuerzo.
Llegan
como tímidos payasos
los mismos gestos
las mismas deslealtades
los archiconocidos
movimientos varios.

Surgen de prisa,
en camuflaje
del lecho que aplastamos.
Se cansan de morir
la música y el viento
tras la silueta azul
de esta mujer
que llora.


Apariencia

“…the jungle is out there…”

Cuando yo ovillo blanda en tu regazo,
olvido hienas, tábanos, serpientes,
guerras, angustias, hambre, muchedumbres
procaces que desandan, soledades…
Me creo mundo compartido, beso,
humanidad, reposo, amor, libélula,
violeta, hipocampo, mariposa,
siluetas, verso, ser multiplicado…
Mas al salir, aterrada descubro
que allá afuera, eternas, siguen existiendo.

A Muchín, en deuda

Angel of God,
My guardian dear,
To whom His love
Commits me here;
Ever this day be at my side,
To light and guard,
To rule and guide.

Amen.


en los momentos en que más los necesito,
en los momentos límites...
dónde están mis ángeles guardianes,
llámense orishas, misterios de energía,
milagros rutilantes, sanfankones,
pirámides, yoguis y yoguinis,
dragones, hipsipilas, ninfas,
güijes, fuegos fatuos,
llámense cualcosa...
pero yo los necesito...
verdaderamente... ay,
yo los necesito...
o será acaso lo más necesitado
la voz del amigo, su mano,
el con-tacto eso sí
que implica la textura,
el calor, la bondad,
el sentimiento...
de qué me sirven las tecnologías
si cuando llamo, los busco,
no responden...
si no encuentro la dulzura del pan,
lo suave del abrazo,
la tenue luz de una palabra,
puedo ser maga y
hacer versos...
pero los seguiré necesitando


Melancolía


A mi padre

Soy huérfana del ciruelo y el guayabo,
de la suave embriaguez de la melaza.
Soy dueña de la nostalgia,
del soplo del amor, que queda o pasa.
De la alondra, que canta y se entristece...

Melancólica voz la de mi verso
que no gusta ni ama las ciudades,
desesperado, femenino, voraz, alado,
añorante eterno de tu abrazo,
presencia sempiterna de mis horas,
veneno eficaz de soledades.

Soy huérfana del ciruelo y el guayabo,
de tu eterna voz... y el beso mío.


Lumy

Lo cotidiano a veces nos engaña,
pensamos ser eternas mariposas,
infinita luciérnaga, flor sin desmayo,
rico panal de abejas laboriosas.

Nos dejamos llevar por apariencias,
la inteligencia,…vale…, la belleza…
el andar algo lento, la ternura,
la carita de niña enfurruñada,

El desaliño propio de los varios,
el perenne bregar de los comunes,
la inmensa solidez de la familia,
sempiterno luchar por el sustento.

Puede salir el sol sin que tú estés,
puede llover sin ayes ni aspavientos.
Puedo decirte, amiga, que la vida
continuará siempre hacia adelante.

Pero, cuánto nos duele tu partida,
cuánto nos falta a todos tu figura,
cómo no volver a mirar, si acaso,
es engañoso afán el que nos burla.


Tango para Ana

Cuando el amor
No esté tengo guardado
Un conjuro azul,
Inmaculado.
Cuando el Amor
Haya dejado
De ser alondra
Y sea mariposa
Cerraré los labios
Y tendré tu beso,
Apretaré mi mano
Y tendré tus caricias,
Caminaré de prisa
Y sentiré tus pasos,
Cruzaré los brazos
Y responderá tu abrazo,
Musitaré las notas
De un tango de Piazzola,
Recogeré mi falda,
Levantaré la frente…
Cuando el Amor
Haya pasado,
Recordaré
Un conjuro azul
Y un corazón
ardiente.

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 71 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy102
mod_vvisit_counterAyer586
mod_vvisit_counterEsta semana2407
mod_vvisit_counterEste mes10365
mod_vvisit_counterHasta la fecha836036

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami