Get Adobe Flash player

Se inaugura la primera galería rural en Cuba

Por José Oriol González

La inauguración el pasado jueves día 15 de febrero de la primera galería rural en Cuba por Nelson Domínguez en la comunidad cultural de El Jobero, donde radica el grupo Teatro de los Elementos, es trascendente, porque pretende, a partir de la acción de un gran artista de las artes plásticas y de un grupo teatral que ha realizado durante más de 25 años un meritorio trabajo comunitario, acercar aún más estas manifestaciones de las artes al campesino, a la ruralidad, y es todo inducido de manera que Nelson Domínguez es el protagonista de esta acción, quien invitado por Teatro de los Elementos al Jobero, mostró sus herramientas de trabajo. En primera instancia, una exposición de manera espontánea casi, con trabajos de niños de tres escuelas de la zona en el modelado de plastilina y la gráfica a partir de la pintura en acuarelas y temperas sobre soporte de cartulina. Ahí también participaron los maestros y en algunos casos hasta los padres. Lo segundo que alcanzó esta espectacular inauguración es la manera en que el maestro Domínguez estampa sus obras de arte en vestuarios que pueden llevar hombres y mujeres de un lado para otro. Estas pueden andar por las calles a través del cuerpo de las personas; esto está magnificado por un grupo que se llama Waifa, perteneciente al Fondo de Bienes Culturales de Ciego de Ávila. Lo otro es que en el trayecto hacia la galería existían pinturas que tanto Nelson como pintores cienfuegueros lograron iniciar en el acto político por el 60 Aniversario del Levantamiento del 5 de Septiembre y que estaban allí con la intención de ser terminados y expuestos. Por último, su exposición dentro de la galería fue antecedida por la figura de un actor (Miguel Pérez, de Teatro de los Elementos), que estampó una imagen del maestro Nelson Domínguez, mediante la representación por medio de una “estatua viviente”, a partir diversas conversaciones con él, el estudio caracterológico del maestro, el préstamo de vestuario  y otros utensilios y la utilización de una mascarilla hecha por el actor Osvaldo Doimaediós, cuando Nelson arribó a los 50 años de edad. Todo esto dio paso a abrir la galería, acción que realizó la Directora Provincial de Cultura, acompañada por algunos funcionarios políticos y personalidades de la cultura, entre los que se encontraba el Director Municipal de Cultura de Cumanayagua, Francisco Madrigal. Dentro, estaban expuestas pinturas y grabados de Nelson colgando de las paredes; algunas obras estructurales como la llamada por él “Silla prostática”, que dice sirve para que dos personas practiquen la lectura al unísono. Esta segunda parte estuvo amenizada por la actuación del grupo Cantico Novo, de y la actuación de un mimo (Joel Pérez, del grupo Teatro de los Elementos), quien se vio auxiliado por la tecnología para hacer su evolución más espectacular. Allí estaban las obras del maestro con su particularidad y sus claroscuros, su neo-expresionismo irreverente, apuntalado por el estilo gótico. Allí estaban las máquinas también que permitirán amplificar en el futuro las obras no solo de él, sino también las de artistas que se inviten a la galería o al taller, y creo que eso fue lo que se reveló dentro de lo más importante.

El complejo inicialmente está constituido por una nave que se llama “Molino rojo”, que es como la nave donde se haría la creación artística en términos de pintura y exposición. Y la galería Nelson Domínguez, que es, como se dijo, la primera galería rural de Cuba, hechas las construcciones de madera redonda, con tablas y tejas francesas: es el sitio donde se expondría su obra y la de aquellos artistas invitados, tanto del resto del país, como quizás un día, de otras partes del mundo.
El acto inaugural comenzó justamente a la entrada de la Comunidad de El Jobero, y tuvo componentes que recordaban un poco la urdimbre rural del propio Nelson. ¿Cuáles eran?: Pepe, el hombre-orquesta, un músico popular, un juglar, que canta; un músico de calle, de origen campesino serrano, de formación autodidacta, con el cual Nelson simpatiza y que ha logrado la hazaña de tocar él solo, al unísono, 13 instrumentos con una sola línea melódica y rítmica; una rareza de la cultura, pero que merecía estar allí. Después, venían las esculturas vivientes de Teatro de los Elementos: Yemayá, La Madre Tierra, en el paso hacia el anfiteatro; luego, en medio del escenario del anfiteatro, la interpretación de Los Novo, un binomio musical significativo, con una espiritualidad muy propia, quienes ejecutaron canciones que tenían que ver incluso con el contenido de las propias obras y la vida de Nelson. La conducción estuvo a cargo de Isnoel Yanes, que es un actor experimentado de Teatro de los Elementos, un magnífico comunicador social, que estuvo resaltando en qué medida nuestro grupo ha estado relacionado, ha acogido y ha tenido siempre a pintores amigos, auxiliares, escuelas, personas que trabajan las artes plásticas, y la satisfacción que se sentía ahora al tener de manera definitiva en su comunidad, un templo como la galería rural que se inauguraba, bajo el auspicio del maestro Nelson Domínguez.
Muy importante es remarcar que el discurso central estuvo a cargo de Marlén Rodríguez de Olivet, Presidenta del Consejo Nacional de las Artes Plásticas, que tuvo palabras de elogio para con la trayectoria de Nelson Domínguez, Premio Nacional de las Artes Plásticas; ella tocó aristas que son muy importantes dentro de la trayectoria artística y humana de Nelson, como la vertiente que él llama hospitales-galería, proyecto mediante el cual Nelson ha decorado de manera gratuita las paredes de algunos centros hospitalarios con pinturas y esculturas, a fin de elevar la espiritualidad y la estética de dichos hospitales y mitigar así el dolor de los que padecen;  de igual modo, la Rodríguez destacó en su discurso la connotación que tiene un complejo artístico como el que se inauguraba. Habló de “El bolsillo flaco”, que incentiva la colección privada del maestro y otros pintores cubanos en pequeño formato, cuya adquisición es más bien a precios módicos.
Estuvieron presentes destacadas personalidades, entre ellas el pintor Leandro Soto, importante pintor, alumno de Nelson en Cienfuegos, que actualmente vive en el exilio, quien ha hecho una obra de convivencia con diferentes grupos indígenas en América Latina, a quien se le atribuye también la creación del performance en Cuba. Palabras de elogio y agradecimiento tuvo para con su maestro.
Las perspectivas que se esperan de la fundación de este complejo –tanto desde el punto de vista artístico como financiero–, es algo fundamental. La idea es enseñar, capacitar a personas de la comunidad en el aprendizaje de distintas manifestaciones de las artes plásticas, haciendo hincapié en la enseñanza de la cerámica. Porque la enseñanza esta sería un punto de sostén, puesto que hay familias que no tienen siquiera cubierta su vajilla, ni su cenicero, ni su plato para poner en la pared. Se parte del carácter utilitario de dicha manifestación artística y pensando en que somos una ruta muy visitada y el centro de visitantes del mundo entero, y esas piezas de cerámica, en un período posterior de desarrollo de esta instalación, pudieran comercializarse y constituir una fuente de ingresos para las personas que se capaciten en la técnica y tengan algún toque de originalidad artística. En tal sentido, se ha pensado en la familia Santander, de Trinidad, como entes que pudieran impartir unos talleres que enriquezcan el espectro de posibilidades de estos campesinos y eso permitiría de algún modo mejorar su economía. En el caso del maestro Nelson Domínguez, él se ha propuesto donar a Teatro de los Elementos un 15% de interés de las ganancias obtenidas, por medio de esta galería, con la venta de sus piezas de arte; de igual modo, él invita a artistas locales, nacionales e internacionales a hacer uso del complejo con el noble propósito de potenciar el desarrollo de nuestro grupo de teatro.
La galería va a ser un centro cultural importante que abre como un nuevo eje de rotación e integra una posibilidad económica importante para el desarrollo de la cultura.
La mañana del jueves estaba hermosa, e Isnoel se refería en su intervención a que por el Jobero pasa uno de los centros energéticos del planeta; es una fabulación real, pues unos de los chacras de La Tierra que atraviesan el Ecuador va a Topes de Collantes y se sobrentiende que cruce por encima de nosotros. Pues está siendo un elemento a considerar en que en El Jobero la energía es diferente a otros puntos de la geografía cubana. Por eso, se hicieron ejercicios de respiración, de concentración, se saludó al Sol, se expansionó el espíritu de manera general, y ello conspiró favorablemente para que fuera un día bellísimo para la inauguración de la primera galería rural de Cuba, y donde la energía que se transmitía mutuamente era increíble.

 

 

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 22 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy116
mod_vvisit_counterAyer226
mod_vvisit_counterEsta semana116
mod_vvisit_counterEste mes2981
mod_vvisit_counterHasta la fecha896353