Get Adobe Flash player
Página de Inicio Entrerrianos Obra literaria de Josefa Artiles Toledo El concepto de la virtud martiana en El presidio modelo en Cuba

El concepto de la virtud martiana en El presidio modelo en Cuba

Por Josefa Artiles

Sea cual sea el origen de la palabra virtud: religioso o profano, ha llegado a nuestro siglo con un amplio espectro de significados: confianza, lealtad, fe, sensatez, justicia, fortaleza, fuerza, valor, integridad, bondad, dignidad, respeto a los derechos de los demás, y sobre todas las cosas: disposición interna para obrar bien.


Todos estos conceptos adornaban la personalidad del joven José Julián Martí Pérez; unas le llegaron por esos arraigados conceptos de raíz religiosa de sus padres españoles, pero muy en especial influyeron en él las ideas de su maestro Rafael María de Mendive. Por eso no es de extrañar que  a los 18 años de edad, al salir del presidio a que lo condenaron las autoridades españolas, escribiera su inmortal  obra “El Presidio Político En Cuba”, publicado en 1871 en España, durante su primera deportación a la Metrópoli.
En esta obra, a pesar de la juventud de  su autor, brotan, como de una fuente natural, todos los conceptos éticos que evidencian sus virtudes cardinales teologales y profanas. Toda la obra es un canto a la redención humana, a la necesidad de poner fin a los horrores del presidio.  En ella clama por conmover el sentimiento religioso del pueblo español:  “Dios existe, sin embargo, en la idea del  bien que vela el nacimiento de cada ser… El bien es Dios… Dios existe  y yo vengo en su nombre a  romper en las  almas  españolas el vaso frío que  encierra  en ellos  la lágrima”.
Su disposición interna a obrar bien, con igualdad, con justicia, lo lleva a expresar casi un lamento por el cuadro deprimente  que tiene ante sus ojos: “Ni os odiaré, ni os maldeciré, si yo odiara a alguien, me odiaría por ello  a mí mismo. Si mi Dios maldijera, yo negaría por ello a mi Dios”.  
Para Martí, Dios encarna cualquier idea positiva, que se identifique con el bien, por eso habla de  su Dios.  
El cuadro que describe Martí sobre el presidio es dantesco, por el maltrato, la vejación, la humillación con los que allí han ido solo por servir a su Patria: “Ser apaleado, ser pisoteado, ser arrastrado, ser abofeteado en la misma calle… ¿Qué es? Nada. Volver ciego, cojo, magullado, herido, al son del palo y la blasfemia, del golpe y del escarnio… ¿Qué es esto?  Nada también. 
Los ojos atónitos lo ven, la razón escandalizada  se espanta…”
Ese es Martí, el joven de 18 años que fue sacado de su seno materno para trabajar en las canteras de San Lázaro y quien tuvo la osadía de denunciar en la propia España los crímenes del colonialismo español decadente que aún esclavizaba a Cuba. El lenguaje y la estructura sintáctica y composicional que emplea guarda un evidente paralelismo con los versículos bíblicos. Por la grandeza del tema que aborda, sus sentimientos sublimes no  podían expresarse  con otro lenguaje: quiere y debe llegar a los corazones: “Volved, volved por vuestra honra: arrancad los grillos a los ancianos, a los idiotas, a los niños, arrancad el palo al miserable apaleador…”
Martí clama en nombre de la  justicia, de la razón, de la templanza o moderación de los apetitos manifestados en el ansia española por el oro. Les recuerda:  

“España  no puede ser libre mientras tenga en la frente manchas de sangre¨.
Se ha vestido allá de harapos   los harapos se han mezclado con su carne…
Desnudadla, en nombre del honor.
Desnudadla, en nombre de la compasión y la justicia…

…Si no queréis que la miseria de los vestidos llegue al corazón  y los gusanos se lo roan y la muerte por la deshonra os venga detrás”.

Clarísimas palabras martianas que evidencian los principios de su ética, de su virtud intachable; recalca que quien tiene el corazón seco muere por la deshonra.
Quien no ama al ser humano produce los propios gusanos que  los corroerán. 
Si los españoles no  ven esos horrores, si niegan todo sentimiento justo, si continúan  explotando a cuba, seguirán  afirmando su exterminio. Les dice:

“¿Por qué sois tan injustos y tan crueles?
La honra pude ser mancillada.
La justicia puede ser vendida.
Todo puede ser desgarrado.
Pero la noción del bien  flota sobre todo y no naufraga  jamás ¨.

A pesar de toda esta negación de la justicia por parte del gobierno español, Martí evidencia una posición virtuosa de fe, porque confía en el pueblo español y lo mueve la esperanza, la seguridad de que el bien flota sobre el mal.
La fortaleza interna de Martí tiene su base sobre las concepciones morales del héroe, por eso soporta con estoicismo el sufrimiento, y dice: “Pero otros sufrían como yo, otros sufrían más que yo… yo no soy aquí más que un grillo que no se rompe entre otros mil que no se han roto tampoco. Yo no soy aquí más que una gota de  sangre caliente en un montón de sangre  coagulada”.
La actitud de extrema sensibilidad ante el sufrimiento de sus semejantes revela su sentido caritativo ¿Caridad teologal? Sea cual sea sufre por Nicolás del Castillo, anciano allí apaleado; sufre por Juan de Dios: ¨ Los hombres de corazón  escriben en la primera página de la historia del sufrimiento humano: Jesús. Los hijos de Cuba deben escribir en las primeras páginas de su historia de dolores: Castillo.
”Me espantaba que hubiese manos sacrílegas  que manchasen con su sangre aquellas canas. Me espantaba de ver allí  refundidos  el odio, el servilismo, el rencor, la venganza; yo, para quien la venganza y el odio son dos fábulas que en horas malditas se esparcieron por la tierra…
”Parece esto el refinamiento más bárbaro del odio, el esfuerzo más violento del crimen…
“Disposición interna que nos incita a obrar bien.”
“Y mi pobre corazón lloraba”, así dice cuando contempla el cuadro de Lino Figueredo, y continúa: “…yo había llegado a explicarme el absurdo de mí mismo; pero ante  aquel rostro inocente, y aquella figura delicada y aquellos ojos serenísimos y puros, la razón se me extraviaba, yo no encontraba mi razón y era que se me había ido despavorida a llorar a los pies de Dios. ¡Pobre razón mía!”
Martí vuelve la cabeza  para que no vieran sus lágrimas, por la tristeza, el dolor y la impotencia de no poder  defender a otros  más débiles que él, por no poder  calmar los dolores  ajenos: “Yo suelo  olvidar mi mal cuando curo el mal de los demás”.
Por un profundo sentimiento humano, sentido de bondad, integridad y justicia, Martí termina su obra inculpando al gobierno español y exhortando al pueblo para que lo condene:

“Ahora, aprobad la conducta del gobierno en Cuba.
”Ahora, los padres de la patria, decid en nombre del la patria  que sancionáis  la violación más  inicua de la moral, y el olvido más completo de todo sentimiento de justicia.
“Decidlo, sancionadlo, aprobadlo, si podéis”.

Retomando el concepto de virtud, en su primera acepción: estado de una cosa que constituye su excelencia propia y la capacidad para realizar bien su función, consideramos a Martí un paradigma de  ese concepto, por la excelencia de sus ideas, de su pensar, de su quehacer  en función del hombre.
Por la valentía que tuvo de denunciar estos horrores, todos opuestos diametralmente al virtuosismo y por su palabra clara, hemos podidos conocer el mundo interior y encendido de este gran  pensador.
A pesar de la corta edad  que tenía  nuestro Héroe  Nacional cuando escribió El Presidio Político en Cuba, ya se manifiesta en él una madurez precoz de su pensamiento, evidenciado en sus convicciones éticas, estéticas, filosóficas, políticas.
La obra es una genuina representación de las ideas, las convicciones, los sentimientos que encarnó José  Martí, como joven representante de la nacionalidad  que se fundía en el crisol de las luchas por la independencia.
La virtud, en el más amplio sentido de la palabra, entendida como extrema  sensibilidad  ante el sufrimiento humano, dignidad personal, lealtad, confianza, sentido de la justicia, fuerza, valor, esperanza, respeto a los derechos del hombre, fe en el futuro, fueron atributos intrínsecos en la personalidad de José Martí.
El estoicismo conque enfrentó el dolor en el presidio, su posterior denuncia y su fe en que iba a influir en la mentalidad del pueblo español; más los conceptos universales que expresa en esta obra reveladora de la idiosincrasia del pueblo cubano, mantienen intacta su vigencia.

 

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 124 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy1284
mod_vvisit_counterAyer1429
mod_vvisit_counterEsta semana5546
mod_vvisit_counterEste mes6902
mod_vvisit_counterHasta la fecha1184830

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami